Noticias del Cine, Series y Trailers!

  • Lunes 16 de Septiembre, 4:4 hs.

Diego Mesaglio contó el terrible accidente doméstico que vivió y cómo una malapraxis lo dejo totalmente ciego

El actor contó el drama que vivió a partir de un accidente doméstico y un médico que le quemó el ojo por exceso de anestesia.
Imagen principal noticia
Diego Mesaglio, conocido históricamente por ser uno de los actores de Chiquititas, relató con detalles una durísima etapa de su vida por la pérdida de la visión en su ojo izquierdo.

Invitado al programa Podemos Hablar, el artista- que también participó de Un gallo para Esculapio- contó que sintió dos veces que se moría luego de una odisea que arrancó con un accidente doméstico.

"Me cayó una botella de alcohol en el ojo. Fui a una clínica donde no tuve la mejor asistencia. No me lavaron bien. O sea, casi ni me lavaron y me echaron anetesia", comenzó.

Luego dijo que las instrucciones del médico fueron ponerse las gotas de anestesia en su casa cada vez que sentía dolor. Confiado en eso, el actorse se aplicó las gotas cada media hora, lo que terminó quemándole el ojo.

"Después me enteré que era una gota cada 12 horas. Y entre el alcohol que quedó adentro y el exceso de anestesia, se me quemó la cornea automáticamente", explicó.

A partir de eso, comenzó un verdadero caos que afectó toda su vida. Acudió al Hospital de Clínicas, le hicieron siete operaciones, y en la última le agarró un virus que puede llegar del ojo al cerebro en horas.

"Ahí se dejo de lado el tema del ojo para matar la infección, que duró seis meses. Durante seis meses estuve pudiendome gotas cada 15 minutos. Lo máximo que podia dormir eran 14 minutos. Una vez estuve cinco días sin dormir del dolor. Y esa es una de las veces que creí que me moría", recordó.

"La última operación duró 3 horas y media. Me hicieron un transplante de cornea de urgencia el 25 de diciembre 25 y ahí sentí algo... No hablo del túnel de luz. Pero sentí una presión en el pecho. Sentía que quería hacer algo y no podía, sentía como un elefante en el pecho y no podía pararme, porque estaba postrado en una camilla", agregó.

Diego perdió la visión en el ojo pero no el ojo, por lo que espera un transplante. Ahora es alérgico a la anestesia y debe iniciar un tratamiento a base de corticoides cada vez que se opera. "Aumenté 43 kilos en un mes y medio", aseguró.

La primera vez que lo cruce cuando lo vi salir de la clinica me largué a llorar. No pude hacer nada. Dije yo no soy quien para hacer nada.

En esta nota:

Otras noticias que te pueden interesar